• Curso de Quiromasaje
  • WathsApp
  • Curso de Quriromasaje Descuento

CASOS REALES

LA ACUPUNTURA UNA ESPERANZA DE VIDA

Alumna de acupuntura y quiromasaje logra que su marido vuelva a casa cuando los médicos le pronosticaban, como mucho, uno o dos meses de vida.

Ángeles de 43 años de edad es una mujer llena de positividad, alegre y de una fuerza extraordinaria. Casada y con dos hijos, uno de 22 años y otro de 16 años. Su hijo mayor tiene el síndrome 4H, una enfermedad catalogada como rara que provoca una disfunción motoneurona, afectación cerebelosa y un deterioro cognitivo. En España solo existen 4 casos, su especialista está en Holanda y casi no hay investigación sobre ello.

Su hijo mayor necesita una atención constante "—Visitamos mucho Povisa –nos cuenta Ángeles”. En una de sus visitas al hospital los médicos le aconsejan que su hijo reciba rehabilitación todos los días, "—Fuimos al Centro Shalom que está justo al lado de Povisa para informarnos –nos  dice”. Debido a que es un tratamiento diario y el coste va a ser elevado, se le plantea la posibilidad de que haga una formación en quiromasaje en el Centro para que ella misma pueda tratar a su hijo,  "—La verdad es que Jose me dio todas las facilidades –nos cuenta”.

 

Ángeles inicia el curso de quiromasaje en el mes de octubre del 2012 y rápidamente empieza a poner en práctica los conocimientos adquiridos tratando a su hijo mayor.  Un día en clase escucha a sus compañeros, que al mismo tiempo se están formando en acupuntura, de los grandes beneficios que se puede obtener con la acupuntura y decide matricularse para poder ayudar a su hijo. Termina quiromasaje en el mes de septiembre y el mes de octubre del 2013 empieza acupuntura.  Además de tratar a su hijo con quiromasaje  también le aplica tratamientos de acupuntura con el apoyo del Centro Shalom  "—Jose me iba indicando los puntos de cráneo para tratarle”.

"—A mi hijo le daban muy poquito tiempo para que estuviera en sillas de ruedas y si en vez de que sea en un año, puede ser en dos, pues aquí a luchar –dice Ángeles”.  Su hijo, al día de hoy, sigue sin necesitar silla de ruedas, aunque Ángeles tuvo que interrumpir temporalmente su tratamiento para poder ocuparse de su marido.

 

Mientras tanto su marido se siente mal y le tienen que ingresar cuatro días en el hospital, les informan de que es vital para su marido que deje de fumar. Sabiendo que con acupuntura le puede ayudar a su marido lograrlo, controlando la ansiedad que ello produce, le empieza a aplicar el tratamiento de auriculopuntura. "—A veces nos encontrábamos a las 4 de la mañana, ¡yo pinchándole la oreja!”.  Y exclama con alegría: "— ¡Ahora lleva 5 meses sin fumar!”

 

Desafortunadamente su marido enferma de nuevo, vuelven a tener que ingresarlo debido a  un  catarro que se complica en una bronquitis y a continuación con una infección en la válvula aórtica, en la que ya tenía complicaciones por no cerrar completamente. La situación de su marido se agrava mucho,  "—Pasó todo tan rápido –nos cuenta, empezaron a fallarle el riñón, el hígado y el corazón ya solo le funcionaba al 15%”. El diagnóstico médico es devastador:"—Te puede durar días, semanas, pero como mucho uno o dos meses –nos cuenta Ángeles que le dicen los médicos, y añade: En ese momento pensé, no quiero creerme que me voy a quedar sola”.

 

Ángeles avisa a los familiares de su marido del diagnóstico médico, "—Cuando me dijeron que se moría le llamé a sus hermanos, vinieron a verle, le veían tan mal que no podían evitar llorar, se veía que se nos iba”. Pero Ángeles no se había rendido, todo lo contrario, estaba dispuesta a hacer lo que estuviera en su mano para seguir luchando. "—Les pedí a los hermanos de mi marido que por favor no llorasen delante de él y aproveché ese momento que mi marido estaba acompañado y me fui a Shalom para ver que más podía hacer. Mientras hay vida, hay esperanza” nos dice.

 

"—El profesor de acupuntura Carlos Lasvi me había dicho en clase que el 39VB le vendría muy bien para subir la energía a mi marido, pero en el estado que tenía las piernas era imposible ponerle una aguja”, su marido se encuentra en un estado crítico, casi no habla, ni abre los ojos. Debido a la pérdida de capacidad de los órganos de funcionar adecuadamente su cuerpo está muy hinchado, con la piel de color amarillo y las piernas llenas de ampollas, lo que dificulta el tratamiento con acupuntura en los meridianos de recorrido en las piernas.

 

Se dirigió a Shalom donde le indican un tratamiento con moxa en ciertos puntos de acupuntura, "—Cristina me dijo que le moxara varios puntos, entre ellos el 8VC, y que le tonificara el riñón. Me quedé asombrada, porque a mí la moxa me quemaba y mi marido ¡ni siquiera la notaba!, se lo comenté a Jose y me dijo que era una falta de energía tremenda”.

 

Al día siguiente de empezar el tratamiento se encuentran con que en la bolsa que colecta la orina de la sonda de su marido y hasta ese momento vacía,  tiene orina; "—El médico no se lo explicaba –nos dice Ángeles”. Carlos Lasvi viene a Vigo para impartir una clase y le hace una visita al hospital, le toma los pulsos a su marido y le dice a Ángeles que añada también el punto de tonificación del corazón.

 

Ángeles trata a su marido tres veces al día y la recuperación es más que notable, "—¡Tuve que dejar de tratarle por la noche, porque si no, no me quedaba dormido!”.  Los médicos le dicen que está recuperando a pasos agigantados, "—El cardiólogo quedó asombrado con la recuperación –nos dice con felicidad”.

Su marido empieza a ingerir alimentos y a los 17 días de estar ingresado les dicen que ya pueden marcharse para casa.

 

No podemos dejar de emocionarnos cuando nos dice: "—Cuando llegué a casa del hospital con mi marido empecé a llorar como una magdalena” su marido le miró sorprendido y Ángeles le dice: "Es que tú, no te has dado cuenta…”, por primera vez Ángeles permitió dejar salir toda la angustia con la que había vivido esos 17 días.

 

Cuando le preguntamos cómo se encuentra su marido al día de hoy, después de 2 semanas en casa, nos dice "—Poco a poco está recuperando, come muy poquito y tiene que seguir tomando la medicación. Antes era bastante reacio a que le pusiera agujas, ahora ya me dice él que se las ponga,  y añade: ¡hay días que se levanta como una moto!”

 

Ángeles no se quiere dedicar profesionalmente al masaje o a la acupuntura, la formación la realizó y sigue realizando solo para beneficio de su familia, "—Le he sacado mucho provecho a los cursos, eso lo garantizo yo, que le he sacado rendimiento –nos dice”.

Le aplica tratamiento también a su hijo pequeño que es jugador de futbol y se lesiona constantemente,  "—Antes, cada dos por tres al masaje, ¡me gastaba un dineral!”. Trata a su madre de la espalda, "—Mi madre me dice: cuando tengas 5 minutos me pinchas”, y se trata a ella misma, "—Me gusta correr, aunque después me duelen las rodillas. Ahora me doy un masaje, me pongo unas agujas y al día siguiente como nueva”. Quizás lo único que necesite ahora Ángeles sea un poco más de ¡tiempo!

 

Ángeles te queremos dar la enhorabuena y agradecerte por compartir tu experiencia con todos.

 

COMENTARIOS

Se marcan con (*) los campos obligatorios

CENTRO DE NATUROPATÍA SHALOM S.L.   Zamora, 84 36203 Vigo (Pontevedra)  Tlf 986 12 60 80